Si algo sobr y nos falt en nuestra primera d cada fueron comedias. Las distribuidoras creen que no podemos verlas en los cines, y as nos quedan afuera leyendas como Will Ferrell y su Ricky Bobby o Ron Burgundy. Y m s que ni mencionar. Hum, la cuarta entrega de Resident Evil despierta en m sentimientos contradictorios. Por un lado, reconozco sin remordimientos que me gusto la pel La misma f que las entregas anteriores. Peliculilla corta, trama sencilla pero bien llevada, buena ambientaci buenos sustillos, tiros a tutipl Las caracter de la saga.

Hasta ahora no me he sentido con fuerzas ni ganas de escribir nada. Pero ahora que he vivido casi 24 horas con ello, empiezo a asimilarlo. Porque hasta ahora he estado bien jodido. Suele decirse que las campaas, como los debates, las pierden quienes más torpezas cometen. No basta con un comportamiento bueno, hay que evitar traspiés y errores de bulto. El error del bonobús, o el de la nia de Rajoy se recordará durante muchos aos.

Hola, en BKK estuve el áo pasado y no recuerdo muy bien. Me lo hice en una especie de centro de masajes que está en un edificio contiguo al Sangri la (de hecho tienes que entrar por el hall del hotel) y si no recuerdo mal me costó unos 19 una hora (de todas maneras no lo tomes como un dato seguro porque me falla un poco la memoria). En Siem Reap en cambio es muchísimo más barato, lo normal es encontrar sitios donde la hora te cuesta de 6 a 8$.

Siempre hay mucha mierda detrás de todo este ao conozco a uno medio sordo que ha entrado en la guardia civil. Pasó los exámenes y en el reconocimiento se lo hicieron por él. En un pueblo donde se presentaron unos compaeros de académia se sacó la plaza el teniente de alcalde, salió en los periódicos y «pa’lante», todo es un desastre..

Mucho menos reconocible es el equipo de Guardiola, de nuevo sin el Kun en ataque. Pep introduce nueve cambios respecto al equipo que empat contra el Southampton, s repiten el capit Vincent Kompany y Leroy San Sergio Ag acumula tres suplencias en sus cuatro partidos, un dato llamativo que no ayuda a apagar los rumores sobre una posible mala relaci del entrenador con el argentino, aunque ayer quiso cortarlos. «Quiero dejarlo claro: estoy muy feliz con Sergio», dijo.

Pues como dice el viejo dicho «en cada puerto un amor» no se si lamentablemente o felizmente no he sido fiel a ese lema. Aunque confieso que no me he sentido en ningun momento apartado o desclasificado entre mis compa de abordo. Mas bien me preguntaban con mucha curiosidad donde iba cuando salia del buque.