Nos habla de la crueldad de Guevara, de los entrenamientos y de su sistema de castigos. De su psicorrigidez, de no haberlo visto nunca reír, ni a Fidel. Dios no ríe, nos dice, al menos en público, es una manera de desnudarse.. Volviendo a la pregunta inicial, acerca de la existencia o no de las emociones en la escuela, creo que s existen, en la medida en que entendemos a las emociones, siguiendo los planteos de Maturana (), como el dominio de acciones en que un animal o persona se mueven. Todas nuestras acciones estar solapadas y motivadas por una emoci m all de que conscientes o no intentemos ocultarlas tras la m grande de las m de la raz Estos rasgos definitorios de la emoci nos lleva a diferenciarla de los sentimientos, pues la emoci es lo que nos mueve al hacer, a la acci En palabras del propio Maturana: es la raz lo que nos lleva a la acci sino la emoci Cada vez que escuchamos a alguien que dice que o ella es racional y no emocional, podemos escuchar el trasfondo de emoci que est debajo de esa afirmaci en t de un deseo de ser o de obtener. Cada vez que afirmamos tener una dificultad en el hacer, de hecho tenemos una dificultad en el querer que queda oculta por la argumentaci sobre el hacer.

El abogado de Urdangarin ha planteado a la Fiscalía la disposición de su cliente a declararse culpable de los hechos delictivos que se le imputan a cambio de que le pidan una condena inferior a dos aos con lo cual, al carecer de antecedentes penales, no ingresaría en prisión. Tres cuartos de lo mismo ha hecho el letrado de su socio Diego Torres. Aunque cada una de las dos defensas Vives y González Peeters se ha dirigido por separado al Ministerio Público, lo cierto es que se trata de una acción concertada.

Seguramente la excursión merece mucho la pena. La incertidumbre de si animarnos con esa excursión se diluyó en cuanto que vimos el pronóstico de lluvias para hoy. Sin embargo, lo comento aquí por si a alguien le interesa.. En este proceso existen obviamente riesgos. El principal, quiz sea la inamovilidad, el no hacer nada, el no llegar a reconocer que hay que intervenir decididamente en adaptar los sistemas de ense y en la formaci de los trabajadores. Y el otro gran riesgo, como se muy bien el acad italiano Patrizio Bianchi, es la posibilidad de perderse.

Me hab ido del hogar materno y ahora estaba por la m viviendo solo,circunstancialmente, en la vieja casa de mis abuelos en compa de electrodom b heladera, tele y videocassetera. A esta fue que lleg una copia desvencijada de «Juntos son din la que no ve desde esa matin en el ABC a la que me refer antes. Tras abrir la carcasa, quitarle los hongos que el paso del tiempo dej en la cinta (esto se hace raspando algunos tramos con un trozo de papel higi reajustar tornillos y ponerla a adelantar rebobinar un par de veces (para que ablande el carrete) la ech a andar (este proceso se completa teniendo un videocassete limpia cabezales en seco los Maxell son buenos , el cual has de pasar cada vez que la im se borre y el tracking no te ayude)..