Con él desaparece un personaje que fue muy famoso, en el peor sentido que puede tener esta expresión, en los aos 50 del siglo pasado, durante la llamada Era de Trujillo, esos treinta y un aos (1930 1961) en los que el Generalísimo Rafael Trujillo Molina, Jefe Máximo y Benefactor y Padre de la Patria Nueva, fue el amo y seor un verdadero dios de la República Dominicana. León Estévez era entonces oficial de la Fuerza Aérea, íntimo amigo y compaero de francachelas, correrías y orgías del hijo mayor del dictador, Ramfis Trujillo, del que sería también asesor y cuado, pues tuvo la suerte de casarse, en 1958, con Angelita, la hija mimada de Trujillo. A ésta se la proclamó reina en el más fastuoso acontecimiento de la era, la Feria de la Paz y la Confraternidad del Mundo Libre, con que, en el ao 1955, se celebraron los 25 aos del Generalísimo en el poder..

La historia, narrada acorde la estructura aristot no necesita artificios de flashbacks o elipsis temporales para dejar al espectador desnudo y vulnerable. Desde el momento inicial se separan dos mundos, el primer plano de Luis (Jorge Perugorr frente a la cerca, anuncia su lado del universo, descrito desde la sinestesia de Orqu (Laura de la Uz) y su a silencio Ambos seres se bautizan especiales desde los primeros minutos: mientras los dem recogen la suciedad del interior, ellos increpan lo externo. El aislamiento sobrecogedor de Instituci no logra desconectarlos..

Est convencidos y tienen la dureza del empedernido (del que se hizo de piedra). En buena medida, armaron el Frente Amplio y terminaron ganando en buena ley; y desde hace seis a pugnan desesperadamente, por imponer su fe. Desde la ca de la Uni Sovi son las viudas rojas, como escribi Esteban Valenti, que tanto siente la irremediable contra corriente que paraliza a la coalici frentista..

Mis mentees son j tienen pocos a en la instituci y est deseosos de saber, o de intentar comprender, c se crece en la organizaci c puedo tomar el control de mi profesi siendo parte de un organismo tan complejo y din a la vez. Pero de esas conversaciones extraje un concepto que me sirve para explicar las causas de esa desaz bastante generalizada. La no est a la altura de las circunstancias en mi organizaci es bastante evidente.

Otra de las célebres frases de Deng Xiaoping fue: «Si abrimos la ventana, junto al aire fresco entran las moscas». Me imagino que debió pronunciarla en la primavera de 1989, poco antes de dar la orden al Ejército de poner fin a las manifestaciones de los estudiantes que, acampados en la enorme plaza de Tiananmen, pedían democracia y libertad, y que se saldó con la muerte de un número incierto de jóvenes, en todo caso algunos centenares. La frase resume admirablemente la filosofía que aplica el régimen: apertura económica y social, sí, pero sólo mientras no cuestione el control absoluto que sobre la vida política del país ejerce el Partido Comunista.