La abuela Clara muri dos a despu de que Azulina se recibiera de maestra. Toda la familia vino al entierro, que fue menos triste de lo que Azulina hubiera querido, porque los hijos de sus hermanos correteaban gritando por el cementerio sin dejarla concentrarse en su pena. Ella sab por su experiencia en el jard que s algunos ni pod comprender cierto tipo de cosas, y por eso miraba a sus sobrinos con cari pero con distancia. 65Sr. Pérez Reverte;…