Después de la comida y esperando que hubiera menos gente nos dirigimos hacia el pueblo. Accedimos por la zona lateral, mirando la ciudad de frente, a la izquierda, hay un puente que cruce el rio, por ahí se accede sin problemas y ya de ahí puedes callejear y subir hacia arriba. Hay buenas vistas desde lo más alto, se ve el Atlas todo nevado y varios pueblos de alrededor. Alguna de ellas, posiblemente todas, habrían podido mantener su calidad más…